viernes, 26 de noviembre de 2010

Caminar


Cuando caminan por la calle y están al comienzo de una vereda, por ejemplo de una plaza, no piensan que larga es. Y cuando uno da un pequeño paso y va dejando centímetros atrás, ya no le parece tanto. Cuando uno comienza a tomarle el ritmo, podría caminar una, diez, cincuenta veredas como esa primera.
Como bien se dice por ahí, el camino más largo comienza con un solo paso.
Solo hay que darlo y arrancar. En el camino quizá nos encontremos con cosas y seres que de otra manera no encontraríamos sino dieramos ese primer paso.
Solo con tan poco se puede lograr mucho.
¡A caminar se ha dicho!